Ojo con la tarjeta

Ojo con la tarjeta

Hoy vamos a hablar de una actividad criminal conocida como “carding”, y por qué tenemos que andarnos con los ojos bien abiertos, como el amigo de la foto, con los ciberdelincuentes que emplean este tipo de delitos para robarnos.

Pero ¿qué es el “carding”? La Agencia Española de Protección de Datos (A.E.P.D.) lo describe como el “uso (o generación) ilegítimo de las tarjetas de crédito (o sus números), pertenecientes a otras personas con el fin de obtener bienes realizando fraude con ellas”.

Básicamente, lo que el criminal intenta es hacerse con las tarjetas de crédito, o sus números, para robar pequeñas cantidades de nuestros ahorros.

 

¿Por qué pequeñas cantidades?

Es mucho más fácil evitar levantar sospechas con compras de pequeños importes de manera secuencial. Una operación de una suma elevada, normalmente superior a 20€ en España, implica la introducción de un número PIN que solo debe conocer el verdadero propietario de la tarjeta.

Cuando un criminal logra hacerse con las numeraciones y nombre de una tarjeta, puede no haber tenido acceso a dicho código PIN de seguridad, por lo que la usará en transacciones por debajo de los citados 20€.

 

¿Qué puedo hacer al respecto?

Como normalmente comentamos, siempre puedes dirigirte a tu empresa de asesoramiento informático para que te ayuden si crees que el robo ha sido a través de tu ordenador.

Lo primero: desactivar o invalidar nuestras tarjetas.

Si no has proporcionado tus datos voluntariamente, puede ser que tu ordenador haya sido víctima de un ataque y hayan obtenido tus datos desde él. Por ello, tendrás que asegurarte de que no tienes un malware o algún tipo de virus en tu ordenador.

Acto seguido, deberás cambiar las contraseñas de tu equipo. Si te preguntas por qué no al revés, hay algunos tipos de virus o de malware que pueden transmitir las nuevas contraseñas a los ciberdelincuentes. Si las cambias con ellos dentro, no estarás consiguiendo nada ya que le estarás dando tus nuevos datos a los criminales.

Por último, pero no por ello menos importante, denunciar a las entidades correspondientes, incluida la Policía Nacional, para que traten de detener a los delincuentes.

Además, la A.E.P.D. recuerda que:

  • Hay que evitar abrir correos en los que nos pidan nuestros datos personales o financieros.
  • En ningún caso dar nuestros datos bancarios por teléfono.

Ya que… Las empresas emisoras de tarjetas de crédito hacen hincapié en que jamás enviarán correos electrónicos o mensajes por móvil pidiendo nuestros datos personales.

Siempre hablamos de lo importante que es mantener nuestros datos en lugar seguro, no dejes que los criminales hagan su agosto aprovechando tus vacaciones.