Mi navegador es un pulpo, ¿o no?

Mi navegador es un pulpo, ¿o no?

En nuestro afán de querer simplificar las cosas, quizás hayamos buscado extensiones para nuestros navegadores. Así, como si de un pulpo se tratara, el navegador se convierte en una poderosa herramienta con sus propios tentáculos, capaz de resolver diversas tareas. ¿Pero es esta una medida acertada?

Si buscamos en las fuentes oficiales de extensiones para los navegadores, podremos comprobar que hay casi de todo, un largo etcétera de aplicaciones desarrolladas para facilitarnos el día a día. Desde cambiar la apariencia del propio navegador, hasta gestionar las notificaciones de las redes sociales, bloqueo de la publicidad, mejorar nuestra seguridad, las extensiones se integran con nuestro sistema para realizar sus tareas.

Pero ¡ALTO! parémonos a pensar por un momento, es decir, las extensiones, como programas que son, deben estar en ejecución en nuestro ordenador, con lo que ello conlleva, un consumo de recursos, tanto de memoria como de disco. Es por ello, por lo que antes de ponernos a llenar nuestro navegador con extensiones, debemos emplear la cabeza y decidir cuáles son las que verdaderamente nos son útiles y cuáles no.

 

Mi navegador tarda en abrir

Claro, puede pasar. Si tu ordenador no tiene suficientes recursos para ejecutar muchas aplicaciones al mismo tiempo, notarás un bajo rendimiento y una lentitud a la hora de ejecutar programas. Controla lo que instalas, y si tienes dudas, consulta siempre a tu asesor informático. A mayor número de extensiones instaladas en tu navegador, más recursos que se estarán empleando en la ejecución de estas.

 

¿Y las extensiones son seguras?

Se podría decir que generalmente lo son, pero no hay que fiarse. Lo ideal es siempre buscar asesoramiento y como siempre decimos, desconfiar. Si te percatas de comportamientos extraños en tu navegador o en tu ordenador tras instalar una extensión, puedes pensar que quizás hayas introducido un malware. En ese caso, lo mejor es desinstalar dicha extensión, proceder a realizar una limpieza en el equipo y consultar con la empresa que te asesore en temas de informática para evitar males mayores.

Si quieres una comprobación extra, siempre puedes visitar la tienda de extensiones, y comprobar si las que tienes instaladas han sido retiradas por poseer algún tipo de agujero de seguridad o malware.

A nivel empresa, los riesgos de ejecutar o instalar aplicaciones, deben ser considerados mucho mayores por el peligro que puede conllevar introducir una aplicación con un agujero de seguridad en los sistemas. Ante cualquier duda, consulta siempre con tus informáticos. Más vale curarse en salud, que lamentarse luego pérdidas por un descuido.

 

¿Y de dónde las puedo descargar?

De las zonas de descarga oficiales siempre. No aceptes nunca una instalación de una página de poca o ninguna confianza. A continuación te dejamos el listado de los sitios oficiales de descarga para los principales navegadores.

 

¿Las extensiones se actualizan?

Cada cierto tiempo, como aplicaciones que son, los desarrolladores sacan versiones actualizadas para corregir fallos. Así que la respuesta es sí, sí que se actualizan periódicamente. Si una extensión no se actualiza desde hace mucho tiempo, eso puede indicar que el creador ha dejado de trabajar en ella. En tal caso, lo recomendable sería buscar una extensión alternativa más actualizada y con actualizaciones de seguridad periódicas.

 

¿Me recomiendas alguna extensión?

Pues no, aunque pueda pecar de borde, cada persona es un mundo y para gustos colores. Quizás las extensiones que a mí me pueden parecer interesantes, a otra persona le podría parecer totalmente inútiles. Lo que sí te podemos recomendar es que instales extensiones útiles, y a las que les vayas a sacar partido, de lo contrario, solo tendrás aplicaciones que ocupan recursos del sistema sin producir nada en tu beneficio.